Un Arsenal de dudas… ¿certezas para el United?

Publicado: 14 diciembre, 2010 de María del Rosario Pompizzi en Sin categoría

Jugar bien y perder con dignidad, ése es el sentimiento del hincha Gunner, quien nunca deja de remarcar la identidad indeleble de este equipo, la cual pondera por sobre todas las cosas. Es una insignia que permanentemente lleva con orgullo.

Todo comenzó cuando un desconocido llamado Arsene Wenger, aterrizó en Londres el 30 de septiembre de 1996 donde instaló su propia fábrica. Aquél día, el francés dejaba su firma y la de un estilo que combinaba a la perfección con la historia del club.

En su primera temporada, colocó al Arsenal en la tercera posición del campeonato local. Éste fue un adelanto de lo que sería la segunda temporada del francés, donde consiguió un doblete al ganar la Premier League y la FA Cup.

El éxito cesó durante algún tiempo y en el transcurso del mismo aparecieron jugadores como Nicolas Anelka, Emmanuel Petit y Patrick Vieira, franceses que hasta ese momento eran extraños en nuevas tierras. Luego llegaron Thierry Henry, Fredrik Ljungberg y Robert Pirés. El regreso fue arrollador en el 2001/02, cuando nuevamente se obtuvo un doblete.

En el libro de Wenger como técnico del conjunto londinense, el mejor capítulo se sitúa en la temporada 2003/2004, donde un ya añorado Arsenal, ganó de manera invicta la Premier League.

Wenger, recientemente elegido como mejor entrenador de la década por la IFFHS

En 2006, la pérdida de la orejona ante Barcelona se transformó en una cuenta pendiente, una deuda que todavía no pudo ser saldada. Éste es el trofeo más preciado que falta en la vitrina creada por Arsene, la cual está compuesta por tres títulos de Premier League y cuatro de FA Cup, siendo así el entrenador que ha ganado más títulos para el club.

Wenger posee un ojo perfecto para divisar futuras estrellas. Descubrir talentos es una de sus grandes virtudes. En el presente, muchos toman este aspecto como un punto en contra, ya que el deseo es ver a un equipo, no a una completa escuela de fútbol.

Las críticas se centran en la falta de contundencia y la incapacidad para cerrar partidos. A esto se le suma una defensa que más que dudas genera temor, junto a un arquero que tampoco otorga seguridad. Además, el problema para reemplazar a grandes jugadores cuando se lesionan, como en el caso de Cesc Fabregas, es otra de las cuestiones que todavía no tiene solución.

Ayer, Manchester United le usurpó el liderato al Arsenal tras superarlo por 1 a 0 en Old Trafford, gracias al gol de Park Ji-Sung. Quedó demostrado: Los Red Devils son el equipo más sólido de un campeonato que ha resultado parejo hasta el momento, con algunas rarezas como las de Chelsea, que comenzó como un gigante aplastador y ahora es azotado por cualquiera como la hormiga más pequeña.  Manchester City se cuela entre los lujosos y dice “presente”, en tanto que Tottenham pide permiso y se asoma.

El libro sigue abierto para Wenger, lo malo es que la tinta se acaba cada vez que desea finalizar una nueva historia. La temporada es larga y la credibilidad corta.

¿Habrá sido el encuentro de ayer la gestación de un nuevo título para al Manchester United?, en 21 fechas les cuento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s